CXI

NOCHE DE VERANO

Es una hermosa noche de verano.
Tienen las altas casas
abiertos los balcones
del viejo pueblo a la anchurosa plaza.
En el amplio rectángulo desierto,
bancos de piedra, evónimos y acacias
simétricos dibujan
sus negras sombras en la arena blanca.
En el cénit, la luna, y en la torre,
la esfera del reloj iluminada.
Yo en este viejo pueblo paseando
solo, como un fantasma.

 

  1. CONTEXTUALIZACIÓN.

 

Es un poema que pertenece a Campos de Castilla (1912). Recordemos que no es un libro uniforme, en primer lugar por sus diferencias cronológicas. Entre la fecha del primer núcleo de poemas (1912) y su cierre en 1917 hay un lapso con acontecimientos graves, especialmente en el plano personal por la muerte de Leonor, su esposa en 1912. Un intento de clasificación de los poemas nos daría una variedad temática de cierta amplitud; nos encontramos con piezas de paisaje, de paisaje y proyección humana, piezas con visión histórica, otras meramente descriptivas, piezas de preocupación existencial, de tema sociopolítico,  poemas amorosos…El poema que vamos a comentar presenta la descripción del paisaje de un pueblo en una noche de verano donde finalmente aparece el yo del poeta y expresa su soledad y vacío existencial.

2. CONTENIDO.

El poeta describe el paisaje de un pueblo una noche de verano. Su mirada se desliza desde lo alto de las casas hacia la plaza y después asciende nuevamente para dar una breve pincelada de la impresión del cielo y la torre. Dentro de ese paisaje la dimensión humana cobra protagonismo ya que aparece finalmente el yo del poeta vagando en soledad, expresando así su vacío existencial.

3. TEMA

La soledad y vacío del poeta proyectados en el paisaje de un viejo pueblo una noche de verano.

4. ESTRUCTURA.

  • Externa:

Poema formado por 12 versos, combinación de endecasílabos y heptasílabos.

  • Interna:

El poema está estructurado en dos apartados, los diez primeros versos describen el paisaje de un viejo pueblo una noche de verano, las impresiones del paisaje nos las trasmite una  mirada reflexiva – la del poeta- que comienza en los balcones de las casas, desciende hacia la plaza, asciende nuevamente hacia el cielo y la torre para volver a descender  y -en los dos últimos versos que conforman el segundo apartado-  presentarse a sí mismo en soledad, en un clima de ensoñación, fuera de la realidad.

5. MÉTRICA.

Ya hemos señalado que el poema consta de 12 versos. Es una combinación de endecasílabos y heptasílabos. Esta combinación se denomina silva, que es una estrofa sencilla, del gusto de Machado y que ya ha utilizado en su primer libro: Soledades. Presenta una rima asonante (a-a) en los versos pares, quedando libres los impares. Hablaremos, por tanto, de una silva arromanzada.

6. ESTILO.

En este poema se advierte la presencia del intimismo a la manera de Soledades. La descripción, con pinceladas impresionistas ya que se hace una breve selección de elementos del entorno, está impregnada de simbolismo para así evocar realidades profundas y sentimientos que se proyectan en el paisaje. La importancia del tiempo se aprecia en el verso inicial, es muy frecuente en Machado la localización temporal en sus poemas. Señalamos a continuación los principales rasgos de estilo:

Simbolismo perceptible a través de los siguientes elementos: noche: muerte, balcones: ansiado escape al exterior, negras sombras: irrealidad, arena: realidad solitaria, reloj: el paso del tiempo, pasear: buscar, anhelar.

La utilización del adjetivo definidor que tanto gusta al poeta: altas casas, abiertos los balcones, viejo pueblo, anchurosa plaza, amplio rectángulo desierto, simétricos, negras sombras, arena blanca, viejo pueblo, solo. En ocasiones se trata de epítetos que expresan cualidades inherentes a los sustantivos: negra sombra, arena blanca, que por su disposición conforman un quiasmo, además del contraste entre las cualidades señaladas por los adjetivos: negra/ blanca. Algunos de ellos altamente connotados, sugieren vejez, soledad y muerte.

 Señalamos la  enumeración en el verso sexto, el uso del hipérbaton en los versos 5 y 9 : se antepone el CCL ej: “En el amplio rectángulo…”/ “En el cénit…”. También destacable la elipsis del verbo en los versos 9 y 10. El verso undécimo se inicia con el Yo del poeta, necesario para marcar el sujeto del gerundio “paseando” que presenta una acción durativa, en la que no se contempla el final y por tanto prolonga así la búsqueda, la soledad, la irrealidad. El símilcomo un fantasma” con la connotación de irrealidad y muerte pone fin al poema.

7.CONCLUSIÓN.

Poema de gran belleza, descriptivo, intimista, recuerda el estilo de Soledades, porque los sentimientos sobre la soledad, el tiempo y la muerte son sentimientos universales, sentidos por el poeta y que nos conmueven y emocionan por ser sentimientos universales. La expresión austera, algunos símbolos muy evocadores y especialmente la adjetivación que sugiere soledad, fugacidad o muerte.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s