NOTA PRELIMINAR. La introducción es la misma que se ha señalado en los anteriores proverbios publicada en el artículo cuyo título es: Comentario de dos proverbios de Machado.

LXXXIV

Entre las brevas soy blando

Entre las rocas, de piedra.

¡Malo!

      1. Tema: Crítica de la falsa apariencia (hipocresía) del ser humano.

      2. Métrica: Estrofa formada por tres versos de arte menor, riman en asonante el primero con el tercero. Es una soledad (soleá).Es destacable la diferente medida del último verso. Los dos primeros son octosílabos y el último bisílabo.

      3. Interpretación y estilo.

En los dos primeros versos, de estilo descriptivo, se caracteriza a un ser acomodaticio, sin personalidad propia, cambiante según el entorno y las circunstancias y finalmente en el verso nº 3 se condena esa actitud.

Los dos versos iniciales, de carácter descriptivo. Las brevas representan metafóricamente a las personas de carácter suave o blando, entre ellas el ser adopta esa cualidad que se refleja en el adjetivo  valorativo “blando”. Las rocas  son metáfora que representan a  los seres rudos, duros de carácter, y en este caso el ser adopta la cualidad de ser “de piedra”, otra metáfora representativa de la dureza de carácter.

En el tercer verso está la valoración moral a través del adjetivo “malo”, en una frase sin verbo ni sustantivo, con elipsis de sujeto y verbo “ser” ambos sobreentendidos y donde el adjetivo alcanza la importancia plena en esa construcción exclamativa, con gran función expresiva y con un estilo intenso, condensado y directo reforzado por la economía lingüística de las elipsis.

La anáfora y el paralelismo de los dos primeros versos sirven para reforzar la idea.

Estilo muy expresivo, rápido y directo propio de esos chispazos que son  en ocasiones estos proverbios.

 

LXXXV

¿Tu verdad? No, la verdad

Y ven conmigo a buscarla.

La tuya, guárdatela.

     1. Tema: La necesidad del conocimiento objetivo.

      2. Métrica: Es una estrofa formada por tres versos de arte menor con rima asonante en el primer y tercer versos. Se trata de una soledad (soleá) los versos primero y tercero son heptasílabos y el segundo octosílabo.

      3. Interpretación y estilo:

Se inicia el proverbio con una pregunta en tono inquisitivo, directa, se trata de una frase nominal, con elipsis de verbo, reducida a lo esencial, el concepto. En la respuesta se contrapone frente a la subjetividad del determinante posesivo “tu” la relevancia de lo objetivo, reflejada en el artículo determinado “la” con valor genérico, que destaca lo importante del matiz: frente a lo subjetivo, la objetividad, frente a lo puramente personal, lo esencial. En el segundo verso se sigue reforzando la función apelativa iniciada con la pregunta retórica del primer verso, ahora a través del uso del imperativo; parece que hay un deseo de sacudir la conciencia del receptor. Es destacable el complemento circunstancial, la necesidad de ir (caminar, vivir) juntos, a través de la expresión “conmigo”, contrapuesto al individualismo del  posesivo “tu” del primer verso. El verbo buscar, es el verbo del acto  filosófico y del conocimiento.

Finalmente, el último verso es el rechazo de la subjetividad ( a través del posesivo “la tuya”)en la búsqueda de la verdad;  continúa el tono exhortativo a través del imperativo “guárdatela” con función apelativa.

Cabe señalar que el estilo de estos proverbios es directo, muy expresivo, con intención de influir en el lector en esa finalidad didáctica propia de estos textos.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s