Nada. Contextualización.

La guerra civil (1936-1939), terminó con el triunfo del bando nacional y el inicio de una Dictadura dirigida por el general Francisco Franco, que impuso un largo periodo autoritario desde 1939 hasta su muerte en 1975.

La gran tragedia bélica supuso en la cultura una terrible ruptura con las corrientes literarias anteriores y también con las nuevas corrientes europeas. El panorama cultural estuvo condicionado por complejas circunstancias.

  • Aislamiento político y cultural de España frente a toda influencia que se considerase contraria al régimen dictatorial; para evitar cualquier elemento nocivo para el orden político y social establecido, se creó un férreo sistema de control y censura. Cualquier obra literaria, publicación etc… necesitaba el permiso del poder eclesial y político.
  • En la literatura, al romperse bruscamente la Generación del 27, (asesinato de Lorca, exilio de otros componentes), los pocos autores que quedan en el país (Aleixandre, Dámaso Alonso) son el referente inmediato.
  • En la narrativa cabe destaca, por un lado, la novela del exilio, representada por aquellos autores que escribieron fuera de España, mostrando la nostalgia de la patria abandonada y el desarraigo propio de las circunstancias. Novelistas como Francisco Ayala que reflejó en sus obras la temática de la guerra y también el pesimismo ante la condición del ser humano. Max Aub destacó por su inclinación primero hacia el realismo y después hacia la novela experimental. Ramón J. Sénder, autor políticamente comprometido ya antes de la guerra del 36, autor de Réquiem por un campesino español que es su mejor novela, ambientada en la guerra civil. Por otro lado en la novela de posguerra, en España nos encontramos con la corriente del tremendismo (realismo exagerado, una especie de naturalismo extremadamente violento que llega a la desproporción hiperbólica y caricaturesca) representada por la novela  La familia de Pascual Duarte C. José Cela y la irrupción de una joven novelista, Carmen Laforet, que en 1944 se alza con el premio Nadal con su novela Nada.

Nada es un relato narrado en primera persona por su protagonista, Andrea, una joven de 18 años que se traslada a Barcelona para estudiar Letras en la universidad.

Nada es la primera novela de Carmen Laforet (1921-2004), escrita en 1944, con la que obtuvo el primer premio Nadal. Esta novela  fue acogida muy positivamente y llamó la atención por la naturalidad y viveza expresiva  pero también por la visión negativa, a veces, cruda de una  joven frente al mundo que le rodea. Andrea vivirá el ambiente de desquiciamiento, miseria y opresión de esa España de inmediata posguerra, que quedará reflejado en la casa de sus familiares, en la casa de Aribau, y otros ambientes relacionados con ellos,  pero también conocerá otro mundo vinculado a la Universidad y a su amiga Ena que le descubrirá otros modos de concebir la vida y le abrirá las posibilidades en el futuro.

Testimonio de desengaño, de pesimismo existencial, de miseria moral y física, de pobreza social… pero ,al ser una novela abierta, está el atisbo de esperanza.

Carmen Laforet tras el éxito de su primera obra, siguió escribiendo pero ninguna composición  posterior tuvo tanta repercusión ni literaria ni editorial. Recordaremos títulos como La isla y los demonios (1952), La mujer nueva (1955) y La insolación (1963) primer volumen de una trilogía, Tres pasos fuera del tiempo, que quedó inconclusa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s